Historia de la máquina de sifón

Maquina de Sifón Antigua
Maquina antigüa de Sifón EN VENTA en Top SUBASTAS. Ideal para decoración de mesones, restaurantes o coleccionistas.

Para hablar de la máquina de sifón debemos conocer la historia de las bebidas y aguas gaseosas, que data de muy antiguo. Concretamente, en la antigua roma ya se tenía conocimiento de fuentes de aguas carbonatadas. Solían realizar el transporte de estas aguas en recipientes herméticos para evitar que se perdiera la efervescencia característica. Además, se les atribuían propiedades sanativas de enfermedades del sistema digestivo, sobre todo.

El problema que existía con estas aguas es que no todo el mundo tenía acceso a ellas, por lo que solamente podían consumirlas las personas más acomodadas de la época y aquellos que vivían cerca de los manantiales. Por este motivo se debía encontrar la forma de poder realizar las aguas de forma artificial. Fue en el siglo XVI cuando se comenzó a probar con la creación de agua mineral fabricada, pero había un impedimento y era el desconocimiento del ácido carbónico. No eran capaces de dosificarlo de la forma correcta y lograr un agua mineral perfecta.

A partir de 1768 se comenzó a dar con métodos óptimos para crear agua gaseosa. Duchanoy estableció un proceso que, tras ser mejorado, pudo sentar las bases que permitían esta efervescencia. Su técnica consiguió ofrecer un producto mucho más parecido al agua mineral de Seltz.

Para mejorar esto se utilizó un, jarrón metálico, de gran resistencia para saturar el agua. Una bomba de compresión inhalaba el gas carbónico que se hallaba bajo el agua y así se podía producir agua gaseosa. Gracias a todas estas técnicas se consigue crear una importante producción de agua con gas a principios del siglo XIX. Por aquel entonces esta agua estaba destinada básicamente a elaborar productos farmacéuticos.

En 1800, se fabrican importantes cantidades de agua de Seltz. Al amparo de esto, se construyó un aparato llamado “Ginebra” que fue una revolución en su época. Eso sí, contaba con algunas imperfecciones que se mejoraron más adelante por otros visionarios. El aparato en sí lograba crear agua gaseosa, pero se debilitaba conforme iba siendo liberada. El agua se introducía en el saturador al principio del proceso y el gas se expulsaba simplemente por el proceso de la saturación.

Bajo el amparo de la máquina “Ginebra”, en 1830, Vernaunt y Barruel, se inventaron un aparato que funcionaba de forma intermitente, a cilindro oscilante y bajo presión química. Los errores que presentaba esta máquina fueron mejorados por Savresse. Así se convirtió en el principal rival de la primera máquina creada para hacer agua con gas.

Hasta que llegó Bramah y creo un magnífico aparato continuo. El problema es que solamente era óptimo para grandes producciones. El aparato contaba con dos bombas para que el agua y el gas retrocedieran, utilizando para ello el mismo saturador. Gracias a las modificaciones que estableció Ozouf, la máquina se convirtió en un aparato muy potente y bastante más pequeño. Este es el inicio de la famosa máquina de sifón.

Máquina de sifón o saturadora

Para conseguir agua de sifón o soda es fundamental que se disuelva el agua en una preparación de dióxido de carbono. Esta mezcla será la causante de ese burbujeo tan característico. La máquina de sifón, mediante un compresor podía saturar el agua de gas carbónico y para ello se utilizaban estos aparatos.

La realidad es que el sifón en sí solamente consiste en agua y gas. Hace años se utilizaba para rebajar vermús y vinos. Cabe destacar que a la soda o agua carbonatada se la conocía como agua de Seltz. Este nombre se lo debe a un famoso manantial de agua burbujeante.

No podemos hablar de la historia de la máquina de sifón y olvidarnos de los sifones que todos tenemos en mente. Las clásicas botellas que se diseñaban en un sinfín de formas y colores para llevar la soda directamente al vaso. Los sifones nacen al amparo de las máquinas industriales que ceden su tecnología, simplificándola muchísimo hasta que llegó a ser de uso doméstico.

Las botellas de los sifones se debían rellenar al revés y evitar que pudieran reventar durante su llenado. Es muy importante diferenciar entre gaseosa y soda o sifón. La primera contenía edulcorantes que cambiaban el sabor de la bebida, pero el proceso de elaboración era similar. Sin embargo la soda o agua de Seltz no requería ningún aditivo extra para su fabricación.

Artículos Relacionados

Estamos preparando la próxima subasta

Lee más
Gran variedad en libros antiguos de cualquier temática

Lee más
Curiosidades de como se hicieron famosas las Lámparas Tiffany

Lee más

One Thought

Responder a jose luis Cancelar respuesta

  Acepto la Política de Privacidad

Muy importante.- No es necesario registrarse para publicar una opinión o comentario, pero si es necesario introducir su nombre y correo electrónico para evitar el SPAM. Además, no utilizaremos los datos insertados para otras cuestiones que difieren de esta publicación. En cualquier momento puede solicitar la eliminación de los mismos, enviando una solicitud al correo de contacto y con el mismo correo que ha emitido la opinión o comentario para que en un plazo máximo de 72 horas se elimina.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable:
  • Propósito del tratamiento:
  • Legitimación:
  • Cesión de datos:
  • Derechos:
  • Email de contacto:

*

¡ Contacte ahora!

965 11 28 89