Biografía de Miquel Barceló

Coleccion-Miguel-Barcelo

Disponemos para la Venta en Top Subastas, de la colección de pinturas de Miquel Barceló

Miquel Barceló es un completo artista nacido en Felanitx, Mallorca, en el año 1957. Su obra neoexpresionista forma parte de las más cotizadas y aclamadas del mundo del arte internacional. Pese a que comenzó su andadura como pintor, no solamente se ha centrado en este ámbito artístico, ya que sus obras abarcan todo un universo muy dispar. Miquel Barceló firma esculturas, cerámicas, pinturas, murales y enormes telas, e incluso, se ha encargado de la ilustración de prestigiosas obras literarias.

En su pintura, las influencias que más ha sabido plasmar en cada uno de sus cuadros se centran en el arte mediterráneo, dando protagonismo a los imponentes paisajes africanos que interiorizó tras una larga estancia en Mali. No obstante, la evolución del artista ha sido importantísima, llegando a crear obras de arte que muestran su entorno más privado y personal. En referencia a las ilustraciones de libros, Miquel Barceló ha recreado obras de literatos de la talla de Dante, Enrique Juncosa o Paul Bowles.

Inicios de Miquel Barceló

Este artista comienza a contar con un interés inaudito sobre el arte y la pintura gracias a su madre, que era una reconocida pintora de paisajes mallorquines. No obstante, cuando realizó su primer viaje a París, en el año 1974, fue cuando sintió la necesidad de plasmar en sus lienzos todo aquello que le inspiraba arte y elegancia. En la capital francesa descubrió las obras de grandes pintores como Jean Dubuffet y el art brut, que funcionaría como inagotable fuente de inspiración a lo largo de toda su vida.

A su regreso de París y totalmente influenciado por el mocionado art brut, ingresó en la Escuela de Artes Decorativas de Palma de Mallorca, donde comenzaría su formación académica en Bellas Artes. Posteriormente se matriculó en la Escuela de Bellas Artes Sant Jordi, en Barcelona, pero no acudió a demasiadas clases. Lo que indica que su formación cuenta con un importante carácter autodidacta.

Ya en el año 1976 se unió a las acciones de protesta del grupo Taller Llunàtic y participó en los conocidos happenings. Un año después, Miquel Barceló inauguró su primera exposición de arte en la conocida galería de arte Mec-Mec de la Ciudad Condal. En el año 1978 expuso en su Mallorca natal obras de arte ideales basadas en telas plagadas de pintura con elementos orgánicos. La experimentación siempre ha sido el caballo de batalla de este artista español. Su experimentación no quedaba ahí, ya que poco después comenzó a crear lienzos en los que aplicaba grandes capas de pintura que dejaba secar en el exterior para que la física hiciera su trabajo de forma espontánea. Así se llevaron a cabo sus obras basadas en los cuarteamientos de la pintura o en la oxidación.

Los premios artísticos no se hicieron esperar para Miquel Barceló. En el año 1981 participó en la Bienal de Sâo Paulo y un año después en la Documenta Kassel VII. Ambos eventos lograron que el artista se convirtiera en un imprescindible del panorama internacional, siendo llamado para exponer en las galerías de arte más prestigiosas del mundo y consiguiendo que todas sus piezas alcanzaran cifras muy elevadas. Así, en 1986 recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas y en el año 2003 se hizo con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, un reconocido galardón que le terminó de catapultar a la fama más absoluta.

Como ya hemos comentado, Miquel Barceló ha pasado temporadas en Mali, lugar que le inspira para gran parte de sus obras artísticas. Además, Barceló se postula como un gran ilustrador, tras crear las imágenes y dibujos que acompañarían a la Divina Comedia de Dante en el año 2002.

En el año 2008 inaugura una de las obras de mayor magnitud jamás creadas por este artista español, la decoración de la cúpula de la Sala XX del Palacio de las Naciones Unidas de Ginebra. Esta sala recibe el nombre de “Sala de los Derechos Humanos y de la Alianza de Civilizaciones”. Se trata de un total de 1600 metros cuadrados que solamente puede admirarse por partes, debido a su inmensidad.

Para finalizar, mencionar que las inspiraciones y las bases de las obras de Miquel Barceló se centran en el art brut, el arte povera de Italia y el expresionismo abstracto de América. De esta forma, Barceló ha sabido sacar todo su potencial personal, basado en el neoexpresionismo más imaginativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*